Transparencia y rendición de cuentas

La Ley de Transparencia entra en vigor el 11 de julio del 2002, y al encontrarse con la rendición de cuentas crea los componentes esenciales en los que se fundamenta un gobierno democrático. Por medio de la rendición de cuentas, el gobierno explica a la sociedad sus acciones y acepta consecuentemente la responsabilidad de las mismas.

La transparencia abre la información al escrutinio público para que aquellos interesados puedan revisarla, analizarla y, en su caso, utilizarla como mecanismo para sancionar. El gobierno democrático debe rendir cuentas para reportar o explicar sus acciones y debe transparentarse para mostrar su funcionamiento y someterse a la evaluación de los ciudadanos.

LEY_DE_TRANSPARENCIA-korima-sistema_gestion_gubernamental